Aquells episodis en que tothom parlava del temps que feia.





dimecres, 2 de maig de 2012

Estiu de 1876. Un estiu de rècord

1876, any cabdal en el avanç tecnològic cap a la modernitat. Dos invents que transformarien la nostra societat es van crear aquest any, Gottlieb Daimler desenvolupa el motor de quatre temps que seria la base per a tots els automòbils que avui circulen per les nostres carreteres i Alexander Graham Bell inventa i patenta el telèfon. No cal dir la revolució que aquests dos enginys han representat en les comunicacions.

En Meteorologia, no obstant, no hi ha un abans o un després però l'estiu d'aquell any quedarà com el més calorós de tot el segle XIX.

"Posiblemente, de todas las olas de calor registradas en la Península desde, al menos, mediados del siglo XIX hasta nuestros días, la más importante tuvo lugar entre el 25 de julio y el 7 de agosto de 1876, cuando en Sevilla se llegaron a alcanzar los 51,0º." Inocencio Font Tullot. Climatología de España y Portugal. Nueva versión, año 2000. Pàg. 231

Aquesta frase es pot llegir al principi del capítol que correspon a les onades de calor en l'emblemàtic llibre d'un dels més admirats meteoròlegs del segle XX, el Dr. Inocencio Font Tullot, i ens porta a una temperatura que s'ha fet famosa perquè durant molts anys ha estat considerada la temperatura més alta mai enregistrada a Europa.

Església de la Anunciación de Sevilla on es van mesurar els 51º el juliol de 1876.

Darrerament la validesa d'aquesta dada de 51ºC ha estat qüestionada fins al punt que l'AEMET no la dona com la més alta d'Espanya. Llegim al estudi Resumen de extremos climatológicos en España:

"Si además se incluyen en el estudio los datos registrados en el siglo XIX, aparecen valores de temperaturas muy por encima de los 47,2 ºC de Murcia . Pero también se duda de su validez pues se desconocen las condiciones en que se hacían las medidas.
Así encontramos datos como el registrado en Sevilla, Iglesia de la Anunciación, de 49.8 ºC medido el 11 de julio de 1873. Allí también se midieron 48.5 ºC el 15 de agosto de 1893 y 46.8 ºC el 19 de junio de 1897, e incluso hay referencias de una temperatura de 51.0 ºC el 30 de julio de 1876. Este dato no se halla registrado en la Base de Datos Climatológica pero sí se encuentra en el anuario de las observaciones meteorológicas de la Península de dicho año. Sin embargo parece que la medida se hizo en condiciones deficientes con instrumental instalado en la cúpula de la iglesia, donde había un termómetro en una garita tipo facistol y protección de tipo Montsuris, y no fue hasta 1912 cuando se instaló una garita estándar. Lo que si es cierto es que ese día, 30 de julio de 1876, fue extremadamente caluroso pues en Madrid se midieron 44.2ºC, 47.8ºC en Murcia, 42.5ºC en Bilbao y 41.0ºC en Salamanca."

A França també van tenir un estiu ardent amb temperatures que van arribar als 36,2ºC a Paris, on van tenir 17 dies amb màximes superiors a 30ºC, i a Carcassona on van patir uns infernals 40,2ºC el 28 de Juliol.

Vista de Barcelona l'any 1874 des de Montjuïc, en una foto de Joan Martí.

Rècords apart, aquell estiu de 1876 va ser realment càlid. A Catalunya no es van lliurar i la premsa de la època se'n feia ressò.

Al voltant de Sant Joan ja va fer calor de ple estiu. Les màximes passaven dels 30ºC, feia calor però era el tocava, i només a les cròniques taurines parlaven que les localitats de sol eren poc ocupades i, en canvi, a l'ombra eren plenes. Però la calor seguia i no plovia, com a molt a l'apartat de "observaciones notables" de les "Afecciones meteorológicas", o sigui la informació del temps, dels principals diaris en prou feines deien res més que "despejado" o "alguna nube" durant dies i dies.

A mitjans de Juliol la persistència de la calor portava als barcelonins a buscar el refrescament a les platges i als establiments de banys que hi havien vora el mar: "Ayer y anteayer se sintió en esta capital un calor insoportable. Los establecimientos de baños y las playas de la Mar Vieja se vieron invadidos de bañistas, en términos que á pesar del espacioso local que tiene “La Deliciosa”, hubo momentos en que no se encontraba sitio para una persona. Los ómnibus iban llenos de gente y los carruajes de la tram-via, a pesar de partir casi sin interrupción de frente al Liceo, eran tomados por asalto é iban atestados de pasajeros." Diari de Barcelona. 18.07.1876. Pàg. 8204. I en una època que els aires condicionats eren ciència ficció, no hi havia res com un bon refresc: "En estos días calorosos se ve muy concurrido el kiosko del Nectar español del Parque de la Ciudadela." DB. 19.07.1876. Pàg. 8254

La Ciutadella, encara amb les feines d'enderrocament que acabarien en 1878, és on anys més tard, aprofitant la Exposició Universal, es faria un gran parc per la ciutat.

En una ciutat que havia viscut molts aldarulls en anys anteriors per diferents motius, com la revolta de quintes de 1870, semblava que per culpa d'una causa tan trivial com la calor la pau que regnava a Barcelona podia veure's truncada. El Diari de Barcelona ens narra en tres dies els problemes i les solucions perquè la gent pogués acostar-se a prendre un bany: "Era tal ayer la afluència de gente que iba a los baños que aun cuando los carruajes de la tramvia salían cada dos minutos de frente al Liceo se llenaban inmediatamente de gente. El inspector de carruajes situado en el punto de partida impedía que se colocaran mayor número de pasajeros, mas estos no atendían las órdenes promoviéndose repetidos altercados. Si bien los municipales les hacían bajar, á los pocos pasos se encaramaba de nuevo la gente á los coches." DB. 20.07.1876. Pàg. 8292. Ed. Matí

"Ayer se promovieron otra vez nuevos altercados con motivo de ser tomados los carruajes de la tramvia por asalto para ir á los baños. Mas de un cuarto de hora estuvo interrumpido el servicio por no permitir los municipales que marchase ningún coche con mas de seis persones en la plataforma trasera. De ahí se originó una confusión mas que regular, teniendo que intervenir municipales de infanteria y caballería. Marcharon los carruajes, y como durante el tránsito se llenasen de pasajeros, al llegar á Atarazanas se repitieron las mismas escenas por haber subido tres señoritas." DB. 21.07.1876. Pàg. 8340. Ed. Matí

"El señor Alcalde mandó ayer retirar el aparato de fuerza municipal de infanteria y caballería que por secciones bastante numerosas se había escalonado estos últimos días, bajo la direccion del inspector de carruajes, desde el Liceo hasta el Astillero y que interrumpiendo la circulacion de los carruajes de la tram-via, para averiguar si llevaban estos un pasajero mas ó menos, daba lugar á escenas en que el prestigio de los agentes de la autoridad salía perjudicado. Como además de esta disposición, atendiendo á las generales reclamaciones del público, concedió permiso para que pudieran colocarse pasajeros en la plataforma delantera, se hizo ayer tarde el servicio con todo órden y regularidad, sin que en los coches hubiese mayor número de pasajeros que los que cómodamente caben sentados y de pié. Una sola pareja de municipales colocada frente al Liceo bastó para conseguir lo que no había podido lograrse en los dias anteriores." DB. 22.07.1876. Pàg. 8381. Ed. Matí.

El Liceu i la Boqueria, lloc on van haver els problemes per agafar el tramvia. A baix i a la dreta es pot veure, a la seva parada, com eren els tramvies de cavalls.

En aquests dies, una atracció va cridar l'atenció de molta gent i no era altre que la de admirar les fotografies que Joan Martí va recopilar al seu llibre Bellezas de Barcelona, algunes de les quals il·lustren aquest tema i totes les podeu veure a l'enllaç que us he posat: "En el espacio de la calle de Escudillers, inmediata á la de Aglá, veíase anteanoche gran concurrencia con motivo de haber abierto su magnífica esposición de vistas y retratos fotográficos, uno de los mas antiguos fotógrafos de Barcelona, D. Juan Martí." DB. 24.07.1876. Pàg. 8469. Ed. Matí.

En quant als problemes de transport públic, per sort, el sentit comú va imperar i es van posar més mitjans de transport a l'abast de la gent. Com sempre, la falta de previsió, malgrat més val tard que mai: "Por consecuencia del gran número de personas que estos dias van á los baños, la empresa de la tram-via ha aumentado el servicio de coches de la Barceloneta y tiene caballos apostados en las subidas del trayecto para reforzar los tiros a fin de no fatigar en demasía al ganado." DB. 27.07.1876. Pàg. 8548. Ed. Matí.

La calor no donava treva i, en plena canícula, es feia més sufocant que mai possiblement agreujada per el vent de ponent, fort i sec, que va bufar de forma violenta el dia 28 de Juliol, dia en que Barcelona va arribar als 36,2ºC, rècord del segle XIX.

El diari La Imprenta fa esment de la ventada: "El viento que se dejó sentir antenoche era abrasador y ahogaba á las personas que á las dos de la madrugada se retiraban á sus casas. La fuerza con que soplaba era extraordinaria y en momentos hasta huracanado. En la comarca del Vallés ia fuerza del viento derribó algunos árboles." La Imprenta. 29.07.1876. Pàg. 5083. Ed. Matí.

La casa Gibert, a la plaça de Catalunya, va ser la primera que es va construir a l'Eixample l'any 1861 i es va enderrocar el 1895 per la reordenació definitiva de la plaça.

El Diari de Barcelona, des de la seva fundació implicat en la difusió de la meteorologia, s'esplaia més en la trascendència de la dada meteorològica: "El dia de ayer fué uno de los mas calorosos de este verano. Treinta y seis grados dos décimos nada menos llegó á señalar á la sombra el termómetro centígrado como temperatura màxima, y á veinte y cuatro grados ocho décimos alcanzó la temperatura mínima. Al sol llegó el termómetro á cuarenta y cuatro grados. Es la temperatura mas alta que de muchos años á esta parte se ha esperimentado en Barcelona. Al calor se unía por añadidura un aire cálido que impedía la respiración por lo sufocante. El que necesitaba algun alivio tenia que replegarse á alguna habitación interior, bien cerrada y adonde no llegasen el sol ni el aire. Atravesar por las vías principales del Ensanche á las primeras hores de la tarde era empresa heroica, puesto que el infeliz viandante corria el riesgo de coger un tabardillo o de sufrir la asfixia por el polvo. El aire caliente que ayer se sintió había empezado á soplar la noche anterior, contando los serenos y vigilantes que les causava un malestar indecible. Añádese que varios serenos de la inmediata villa de Gracia tuvieron que retirarse á sus casas semi asfixiados. El verano de 1876 por los días que lleva ya y por las señales que presenta para lo futuro promete ser uno de los mas rigurosos que de muchos años hayamos tenido. Ni siquiera por la noche los barceloneses encuentran algun alivio en su malestar, puesto que los 24 y mas grados centígrados que señala el termómetro en las horas de menos calor, no pueden amenguar, antes al contrario sostener, la impresion que en el cuerpo haya causado la temperatura màxima de 31 y pico grados que por tantos días hemos debido aguantar y que ayer se agravó aun del modo que hemos indicado." DB. 29.07.1876. Pàg. 8620. Ed. Matí.

Des de València, on coneixen be el ponent abrasador, confirmen que el vent no ha estat un fenomen local: "Dice un Periódico de Valencia que á las seis de la tarde del dia 27 sopló repentinamente sobre aquella costa un viento poniente abrasador que se cree habrá causado perjuicios en el arbolado, principalmente en los algarrobos, secando á la vez la poca humedad que quedaba á los campos." DB. 29.07.1876. Pàg. 8651. Ed. Tarda.

La Gran Via de les Corts Catalanes, llavors només calle Cortes, deserta, sense transit i sense paviment, cosa que suposava que els carros aixequessin molta pols quan feia dies que no plovia.

La calor no remet i queden astorats de no trobar en els arxius una temperatura tan alta. No els falta raó. Europa occidental havia viscut durant uns segles el que anomenem en Meteorologia Petita Edat de Gel i que, malgrat tenir referències de estius càlids, des que hi han dades mai s'havia arribat a valors tan alts i que, fins i tot en les darreres dècades que hem patit bones calorades, estan entre les més elevades. Per establir en la justa mesura la calor que estan patint, el Diari de Barcelona busca a la biblioteca: "Ocupándose el Sr. Pi y Arimon en su obra “Barcelona antigua y moderna” publicada en 1854 de la temperatura que generalmente reina en esta capital, señala como màxima calor de 30 á 31º centígrados, y añade:
“El grado superior ha sido en el espresado periodo de 35,0 en la tarde del 21 de julio de 1825. De modo que en dichos 63 años la mayor diferencia entre las alturas termométricas ha sido de 39,5. Compárense estos datos con los que presentan otras poblaciones, y se entenderá cuán fundada es la opinion de la suavidad de nuestro clima”."
DB. 02.08.1876. Pàg. 8756. Ed. Matí.

Quan allò semblava un infern, el dia 2 d'Agost per la tarda, a les 2 tenen 23ºC i trons i pluja, creixen nuvolades i descarreguen tempestes. Cauen 9 mm. No queia una gota des del mes de Juny: "Anoche casi todas las lineas telegráficas que afluyen a esta capital se hallaban interrumpidas, por efecto del temporal de la tarde." DB. 03.08.1876. Pàg. 8798. Ed. Matí.

I es confirma que les tempestes han abastat moltes comarques: "El Llobregat ha tenido una avenida, de suerte que frente á la boca del puerto se veía ayer una faja de agua roja, señal de haber llovido en la alta montaña de esta provincia.
Del Diario de Tarragona del 3:
“Mientras pasaba el tren de la mañana descendente de Barcelona entre las poblaciones de Arbós y Vendrell cayó en aquellas comarcas un fuerte chubasco que duro largo rato. También se veían las montañas de Prades y las demàs que cierran el campo de Tarragona cubiertas con espesas nubes y con señales evidentes de que descargaba en las mismas un regular aguacero.
Tal vez estas lluvias disminuiran algo el escesivo calor que hemos sentido los anteriores días.
A consecuencia de las lluvias de ayer el Francolí tuvo una regular avenida, hasta el punto de no ser possible vadearlo las caballerías y los carros. Los labradores de esta Ciudad se manifestaban satisfechos, pues han podido regar las habichuelas que consideraban perdidas ya”."
DB. 04.08.1876. Pàg. 8845. Ed. Matí.

La muralla de mar era la única que quedava després de l'enderroc de la muralla de terra el 1854. Pocs anys després de 1876, entre 1878 i 1881, la muralla de mar també aniria a terra.

Esperança de refrescament en forma de tempesta, de la mateixa manera que avui en dia que esperem amb impaciència les tempestes d'estiu per fer més suportable la calor estiuenca. Però la calor no remetia i va continuar, més o menys forta, fins gairebé mitjans d'Agost. Be, el que no es consola, és perquè no vol: "De algun consuelo puede ser á los habitantes de esta Ciudad en medio de los calores que sufrimos el saber que en Tarragona, segon dice el Diario de dicha capital, el termómetro Reaumur llegó á señalar á la una de la tarde del dia 7, 42º al sol y 35º á la sombra. En Gerona tambien se siente un calor mas fuerte que en Barcelona, segun hemos oído afirmarlo á personas recientemente llegadas de aquel punto. Asimismo en Berga, villa que goza de fama de ser muy templada y hasta fresca en verano, se lamentaban sus habitantes del calor que se dejaba sentir, superior al que allí se hubiese esperimentado nunca al decir de personas ancianas." DB. 09.08.1876. Pàg. 9028. Ed. Matí.

Les tempestes de calor ja comencen passat mitjans de mes.... però no ho sembla: "A pesar de haber llovido copiosamente estos días en Montserrat, Manresa y Vich, no ha refrescado la atmosfera, y el calor continua molestando de lo lindo." DB. 17.08.1876. Pàg. 9309. Ed. Matí.

Per fi, la darrera setmana les tempestes ja dominen el panorama meteorològic i la calor tòrrida va desapareixent: "Anoche á las diez cayó en esta capital una lluvia bastante copiosa aunque de poca duracion. No se oyó mas que un trueno. Hemos oído decir que por la parte de Moncada descargó con mas fúria la tempestad." DB. 22.08.1876. Pàg. 9507. Ed. Tarda.

Entre les tempestes i la mala mar, la temporada de bany tocava a la fi: "Ayer el mar estuvo sumamente embravecido, viéndose poco menos que desiertos los establecimientnos de baños de oleaje de la Mar Vieja." DB. 23.08.1876. Pàg. 9516. Ed. Matí.

"La temperatura ha descendido hoy algun tanto, efecto sin duda de la lluvia de ayer que si bien escasa en esta ciudad y su llano, fué muy copiosa en las montañas vecinas y al otro lado de las mismas. Por la parte del Tordera la tempestad, á lo que se aseguraba, se desató con gran fuerza." DB. 25.08.1876. Pàg. 9619. Ed. Tarda.

L'estiu acaba i la sequera, que tants maldecaps ha portat per la quantitat de pols que s'aixeca als carrers de l'Eixample, encara molt poc edificat, seguirà fins el mes d'Octubre que serà molt plujós. Malgrat això, la dècada de 1871-1880 és una de les menys plujoses de tota la història pluviomètrica de Barcelona.

El Passeig de Gràcia, que divideix l'Eixample en dues bandes, dreta i esquerra, fa quasi 140 anys ja anava prenent la forma que avui li coneixem.

Per acabar, una noticia destacada en aquest final d'Agost serà la mort de l'enginyer Ildefons Cerdà i Sunyer, el 21 d'Agost al balneari de Caldas de Besaya a Cantàbria. S'ha parlat molt de que no va ser molt apreciat a Barcelona i que és ara, i no abans, quan se li reconeix el seu treball. Potser per la seva filiació política de caire liberal o per el fet que fou imposat des de Madrid el seu projecte d'Eixample però ja en la seva època va ser valorat en la seva justa mesura:

"Según habrán visto nuestros lectores por la esquela mortuoria que hemos publicado esta mañana, el dia 21 del corriente falleció en Caldas de Besaya don Ildefonso Cerdá y Suñer, uno de nuestros mas distinguidos ingenieros, como lo prueban los muchos trabajos que, ejecutó en el transcurso de su larga carrera. Cuando se trató del ensanche de Barcelona se abrió un concurso en que se presentaron muchos absurdos en forma de planos para dicho ensanche. El señor Cerdá, que había estudiado el asunto con elevado criterio y amplitud de miras, que creyó que para efectuar el ensanche en una gran población no bastaba un plano geométrico bien dibujado en un papel, sino que era indispensable tener en cuenta una porción de circunstancias relacionadas con la comodidad, la higiene y la salud pública, formó un plano al que agregó unas ordenanzas de edificación y un sistema de regularizacon de solares, tan completo, tan acertado, tan superior á cuanto se habia presentado en el concurso, que el gobierno le impuso á Barcelona, dispensándole con ello un gran beneficio.

Esto le valió al señor Cerdá no pocas enemistades. Desde el primer momento, puestas de acuerdo la codicia y la ignorancia, trataron de desvirtuar su obra y lograron que sus ordenanzas de edificacion, que hubieran hecho de Barcelona la primera ciudad de Europa, fuesen letra muerta; lograron introducir en el plano una porción de reformas, absurdas todas y á cual mas perjudiciales, pero no pudieron desvirtuar la idea general, y pasados años la opinión pública ha hecho justicia al señor Cerdá, dando al plano de ensanche la importancia que merece y reconociendo sus excelentes condiciones.

Barcelona, sin embargo, no ha dado el nombre de Cerda ninguna de sus calles, ni le ha dedicado una inscripción siquiera. Pero eso no importa. El señor Cerda supo levantarse á sí mismo con el plano de ensanche, un monumento imperecedero y superior á cuantos puedan dedicarle sus conciudadanos."
La Imprenta. 23.08.1876. Pàg. 5689. Ed. Tarda.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada