Aquells episodis en que tothom parlava del temps que feia.





dimecres, 13 de juny de 2012

Gener de 1898. La riuada de Sant Antoni. Els danys

Malament va començar l'any 1898 que passaria a la història per la guerra entre Estats Units i Espanya on el nostre país va perdre les seves darreres colònies americanes i al Pacific abocant-nos a una profunda crisi d'identitat fidelment representada pels escriptors de la Generació del 98.

Barcelona, per contra, estava en plena expansió. Havia guanyat territori amb l'annexió de les viles properes de Sants, Les Corts, Sant Gervasi de Cassoles, Gràcia, Sant Andreu del Palomar i Sant Martí de Provençals que junt a l'arribada de molta ma d'obra arran de l'Exposició Universal de 1888 va fer que la ciutat doblés la seva població entre 1887 i 1900 de 272.000 a 540.000 habitants. Enmig d'aquest desenvolupament, un fet meteorològic va colpir la ciutat com si d'un mal auguri es tractés.


Al llarg de la història meteorològica de Barcelona trobem un munt de inundacions, ja sigui als seus rius, Llobregat i Besòs, o a les seves rieres naturals repartides per tota la ciutat. Algunes d'aquestes avingudes d'aigua han estat prou catastròfiques com per ser recordades, fins i tot, amb nom popular. Aquest seria el cas de la Riuada de Sant Antoni, que segons el santoral és el 17 de Gener, i que va ser el dia que la inundació va ser més extensa abastant grans extensions de la llera del Llobregat i del Besòs.

Com en totes les catàstrofes naturals hi han causes directes i coadjuvants. Així ens ho explica el Dr. Eduardo Lozano en l'estudi que va fer sobre aquest episodi:

"La capa de agua anotada en el pluviómetro durante los días 13 al 17 inclusive ha sido de 179,4 mm cuya cantidad de agua, aún cuando muy considerable, como corresponde á un intervalo de tiempo de 4 días, parece que no debería haber determinado el desbordamiento de los ríos y torrentes sino fuera por hallarse la tierra empapada á consecuencia de frecuentes y abundantes lluvias que empezaron en la segunda decena de agosto de 1897 hasta la primera de enero de 1898, dando un total de 547,6 mm, cifras que superan para los expresados cinco meses en 45,5 mm al promedio de la lluvia anual en el último decenio de 1887 á 1896."


A grans trets els barcelonins ho van viure tal i com ens ho explica la premsa: "Durante toda la semana, con breves intervalos, ha reinado en Barcelona el temporal. En Aragón y Valencia los rios se han desbordado; las lineas férreas que afluyen á nuestra ciudad han sufrido interrupciones, y aquí ha llovido con una persistencia como pocas veces se había visto, y un viento huracanado rugiendo siniestramente ha puesto en peligro á las embarcaciones surtas en el puerto." La Vanguardia. 16.01.1898. Pàg. 1

Hi va haver qui ho va veure com una mena de càstig diví: "Los aygats d'aquests díes han dexat un ample rastre de ruínes y de miseria en lo Rosselló, Catalunya y Valencia. ¡Rosselló, Catalunya y Valencia! com si'l cel hagués volgut fer obgecte d'un cástich terriblement significatiu á les terres de llengua catalana." La Veu de Catalunya. 23.01.1898. Pàg. 25

La causa, no obstant, és més prosaica i fàcilment explicable per la presència d'un potent anticicló a Europa Central, vents de llevant o xaloc de molt recorregut marítim que incideixen directament sobre les terres abans anomenades i un persistent embossament d'aire fred sobre la península Ibèrica. En definitiva, la típica llevantada amb gota freda.

Dibuix aparegut a L'Esquella de la Torratxa el 21 de Gener, com la majoria de imatges presents a aquest tema, que lloa la feina dels bombers en les tasques de socors a la gent.

Realment, són molts els pobles afectats i els danys tant als camps, infraestructures i edificacions són quantioses. La Veu de Catalunya, llavors encara com a setmanari, fa un balanç de la situació i assenyala a les autoritats estatals com a negligents quan tenen que demostrar la seva eficiència: "Les contínues plujes d'aquestos dies, fan crexer la corrent de la major part dels rius y rieres de Catalunya, fins al punt de desbordarsen alguns ocasionant moltes desgracies personals y pérdues materials d'incalculable importancia. Les avingudes més desastroses son les del Llobregat, Tordera y Besós, essent les poblacions del Prat, Cornellá, Sant Boy, Sant Just Desvern, Sant Vicents dels Horts y Tordera les que han sofert més grans perjudicis.
Per la matexa causa s'enderroquen gran nombre de edificis dels pobles perjudicats. Les linees telefóniques y telegráfiques y'ls ferro-carrils son també inutilisats.
Los primers aussilis enviats á les poblacions de les vores del Llobregat y del Besós, ho foren per l'Ajuntament de Barcelona. Ni l'Estat espanyol, ni la Diputació provincial complexen sos devers en los primers moments de la desgracia."
La Veu de Catalunya. 23.01.1898. Pàg. 32

Com passa moltes vegades en situacions de catàstrofe, la solidaritat entre la gent és indiscutible, més enllà de les actuacions de les autoritats, tal i com ens expliquen a aquest bloc sobre com es va viure la inundació a la localitat riberenca de Sant Boi, on l'ajuda dels religiosos de l'hospital psiquiàtric als veïns va ser reconeguda amb una carta d'agraïment a La Vanguardia.

El Llobregat ben ple aquell Gener al seu pas per Sant Boi. La església de Sant Baldiri en primer terme.

En definitiva, l'impacte dels aiguats a la ciutat i les localitats properes va ser molt gran. Per fer-nos idea de l'abast dels danys provocats per les aigües en diferents indrets de l'àrea metropolitana és millor llegir la crònica que ofereix La Vanguardia el dia 17 de Gener.

Barcelona ciutat:

"El tema de todas las conversaciones en Barcelona, en el día de ayer, fue las inundaciones provocadas por los desbordamientos, de que ya nos ocupamos en nuestro alcance de ayer, como no se habían visto en el llano de Barcelona, desde 33 años acá.
Las inundaciones han revestido excepcional importancia y puede decirse que han sido generales, ya que no solo el Besos y el Llobregat, si que también el Tordera y hasta las rieras y torrentes, ó se han salido de madre ó, por lo menos, han llenado por completo sus cauces con sus crecidos caudales.
En el casco de Barcelona no llegó á revestir gran importancia, por más que las calles de la parte baja, como las de San Ramón y travesías de la del Arco del Teatro, parecían en algunos sitios verdaderos torrentes, que ocasionaron conatos de inundación en algunos sótanos y tiendas de las calles situadas al extremo de las que forman declive, en las cuales quedó depositada una espesa capa de barro.
El aspecto que ofrecen las calles del Ensanche es lamentable, pues con las persistentes lluvias quedan en su mayoría intransitables y en las de mayor pendiente se notan señales de la fuerte corriente que durante los aguaceros ha pasado.
En la calle de Aribau se hundió parte de la acera frente á las casas números 8 y 10 y en la Rambla de Cataluña el hundimiento de la acera, arrastró consigo la pared de un solar inmediato. Las filtraciones han originado también hundimientos en algunas calles de construcción reciente y en la carretera de Vista-Alegre se ha desplomado por igual motivo buena parte del muro de contención de la misma, que corresponde al trozo en donde está situado el restaurant de Miramar.
El fuerte vendabal ha producido también algunos desastres, derribando una eerca en la calle del Marqués del Duero, otra en la de Mallorca y otra en la de Claris, siendo lo más sensible de estos accidentes las lesiones de alguna gravedad que se produjo una pobre anciana al caer en la primera de dichas calles en el momento en que trataba de huir porque vió que la pared oscilaba, en donde se halla el almacén de carbón vegetal.
Durante el día de ayer continuaron los desprendimientos de tierras en la calle de Roger de Flor, sección comprendida entre las de Cortes y Diputación, por lo que una numerosa brigada de obreros pasó la tarde ocupada en colocar nuevos puntales en la zanja, que se halla llena de agua.
En muchas calles de Barcelona, y particularmente en la de la Platería, han sufrido desperfectos los empedrados con motivo del temporal de estos días, y tanto el paseo de la Industria como las Rondas, se hallan en deplorable estado.
La parte alta, sobre todo Gracia y San Gervasio, por estar enclavadas en las faldas de montes que vertían con mayor rapidez sus aguas, convirtieron en torrentes sus calles, y muchas tiendas y sótanos fueron invadidos por el agua, si bien no ocurrieron, que sepamos, averías de importancia.
En las Corts de Sarria se hundió una pared en el Colegio del Niño Jesús, sin que por fortuna ocasionara ninguna desgracia.
En Horta perecieron dos caballerías y unas cuantas aves de corral."

El port i la façana marítima:

"Las aguas dei puerto y de la rada, hasta algunas millas mar adentro, aparecieron ayer con ese color terroso que denuncia las grandes avenidas de los ríos, torrentes y cañadas.
Toda la superficie del mar, en una extensión que llegaba hasta el horizonte, había perdido su color propio á causa de los extraordinarios desagües habidos en la costa.
El temporal recrudeció en la madrugada de ayer impelido por fuerte viento ESE. Las olas se erguían en todas direcciones, levantando enormes cantidades de agua que perdían muchas veces su equilibrio antes de llegar á ia playa, deshaciéndose en nubes de espuma.
Muchos curiosos contemplaron el imponente estado del mar, desde la playa del Astillero y desde el espigón del muelle de San Beltrán, en cuyos puntos se distinguía perfectamente cómo las olas se estrellaban furiosas así en el dique del Oeste del puerto, como en los acantilados del Morrot.
.....
En el interior del puerto, si bien hubo bastante marejada, no se dejaron sentir los efectos del temporal por ser éste debido á viento de Levante que no perjudica á la bahía.
.....
En las playas veíanse troncos de arboles, frutos y otros diversos objetos arrojados por el mar.
A primeras horas de la mañana el carabinero de punto en el muelle de San Beltrán, observó que flotaba el cadáver de un hombre, cerca del ángulo que forma dicho muelle con el de Barcelona."


La conca del Besòs:

"A media noche, el aspecto del rio era imponente.
Para una impresión artística era grandioso el panorama qne se contemplaba desde las cercanías de la riera de Horta, que también se había desbordado en la parte de San Andrés de Palomar.
Desde allí la anchura del río se calculaba de cerca de un kilómetro, ocultando á la vista todos los desniveles del terreno bajo la planicie de su móvil corriente, y de las aguas cenagosas se veían surgir como siluetas que casi desvanecía la oscuridad de la noche, los árboles de la carretera, algunos cañaverales que resistieron el empuje de las aguas, y varias masías que ocultaba en parte la crecida, viéndose de algunas únicamente la parte alta de la casa.
A la grandiosidad del espectáculo ayudaba el ruido de las aguas que, al chocar con los obstáculos que se oponían á su libre marcha, semejaba en algunas ocasiones, combinado con el del furioso vendabal, el rugido especial del mar agitado.
.....
La crecida empezó, como ya adelantamos ayer, el sábado por la tarde.
A las seis había aumentado el caudal llenando por completo ei álveo.
Alarmáronse justamente los habitantes de sus inmediaciones y muchos de ellos se pusieron en salvo.
A las seis y media cubrían ya las aguas parte de la carretera, y el tranvía de vapor de Badalona tuvo que suspender sus viajes.
La avenida fue tan rápida que no pudieron algunos labradores sortearla, y viéndose aislados, empezaron á disparar tiros en demanda de auxilios que no se les podían prestar por falta de medios, aumentando la dificultad la oscuridad de la noche.
.....
Con la luz del día se vio el tremendo cuadro, é inmediatamente empezaron los trabajos para averiguar la extensión de las aguas y los desperfectos causados, dirigiéndose el teniente señor Canales á «Cal Berro», con agua hasta el pretel del caballo, averiguando que allí se hallaba uno de los guardas de consumos desaparecidos, hallándose todos con agua hasta la cintura á pesar de haberse subido á una mesa.
.....
El señor Falques, con sus héroes, se dirigió hacia el mar y vióse que el río, rompiendo el terraplén del estribo derecho del puente de hierro, frente á San Adriá, se desbordó tomando la dirección de la Mina y del Campo de la Bota, formado un segundo río.
En la vía férrea, la fuerza de las aguas arrastró en una extensión de unos 250 metros la tierra del terraplén, dejando al descubierto los rails y las traviesas.
.....
La fuerza del agua fue espantosa, derribando un muro de mucha resistencia del «Depósito de aguas del Besós», y otro muro de mampostería de 56 centímetros de ancho en una extensión de 20 metros y destruyendo el primer tramo del puente de la carretera de Mataró.
.....
Los perjuicios originados por la avenida son grandes, pues con decir que la extensión de la inundación es de más de cinco kilómetros cuadrados está dicho todo.
Decíase que habían ocurrido algunas desgracias personales, pero no hay noticia comprobada de que sea exacto este rumor.
El río, que al anochecer aunque había decrecido presentaba una masa imponente, arrastraba gran número de plantas, gabillas, árboles y animales muertos y habiendo inundado infinidad de huertas que surtían de hortalizas los mercados de Barcelona ha causado inmensas pérdidas á aquellos labradores, y quiera Dios que no queden baldíos por algún tiempo aquellos campos que por hoy son ciénagas."

La conca del Llobregat:

"...en San Baudilio de Llobregat las aguas del rio empezaron al anochecer del sábado, aumentando rápidamente de nivel é inundando gran número de casas. De éstas se hundieron tres, cuyos vecinos pudieron salvarse, aunque no sus muebles y enseres que constituían el humilde ajuar de aquellas viviendas. Otros tres que amenazaban derrumbarse fueron desalojados por orden de la autoridad.
La carretera que une á Cornellá con San Baudilio esta enteramente inundada y se hace intransitable en un trayecto de dos kilómetros á lo menos.
El alcalde de aquella población ha solicitado que le fuesen enviadas bombas de esta ciudad, con las que poder desaguar los sótanos y puntos bajos; pero la petición no ha podido ser atendida, pues destruido el puente, como comunica el corresponsal de Hospitalet, é interrumpida la circulación del ferrocarril, no ha habido medio de mandar las máquinas solicitadas.
Por lo que respecta, al puente derruido, podemos decir que era propíedad del municipio que lo había construido á sus expensas y tenía arrendado á una sociedad, que cobraba los derechos de pasaje. A las primeras horas de la madrugada de ayer, una pareja de la Guardia civil impedía el paso por el puente, en previsión de que pudiese venirse abajo arrastrado por la corriente, como luego aconteció. Esta prohibición fué la causa de que ayer no viniesen á Barcelona las tartanas de San Baudilio de Llobregat.
—Otra de las poblaciones que, según se supone, debe haber sufrido más perjuicios es la del Prat. Enteramente aislada como se halla no puede saberse de momento como podrá establecerse la comunicación, pues el agua ha socavado los postes del telégrafo y del teléfono, además de inundar la carretera y la línea del ferrocarril. El único punto que puede comunicar telefónicamente con Barcelona es la granja Casanovas, situada á alguna distancia y rodeada de agua hasta la altura de un metro. Por distintos puntos hánse enviado parejas de la guardia civil á la población con objeto de conocer su estado.
San Vicens dels Horts, como San Juan Despí y el Prat tiene todos sus campos anegados, pues el llano del Llobregat, visto desde las alturas de Montjuich, desaparece bajo una inmensa sábana de agua sucia.
El agua del río bajaba ayer mañana hasta la barriada de Casa-Antunez inundando gran parte los terrenos circundantes junto con el Hipódromo, el Arsenal civil y otras construcciones.
.....
En la población del Prat la situación es desesperada, teniendo que guarecerse, algunos vecinos en las casas del campo, telefoneando a las cuatro de la mañana que el ímpetu de la corriente del Llobregat y la cantidad de agua que por éste se deslizaba nunca se había visio; que con frecuencia disparaban en las casas de campo pidiendo auxilio."

Com podem veure són les localitats del delta del Llobregat les més afectades. En una tercera part sobre aquest esdeveniment meteorològic podreu llegir les experiències de primera ma que van viure dos periodistes.














3 comentaris:

  1. Hola Quim,
    Magnific treball, i molt interessants els gravats del pont del Besos.
    Salutacions
    rails i ferradures

    ResponElimina
  2. Gracies.
    Quan hi han grans inundacions, fenomen recurrent al nostre territori, malmet estructures de vies comunicació, ja fossin camins de carro o vies de tren. Aquí un exemple.
    Salutacions
    Quim

    ResponElimina
  3. Veient els mapes em pregunto quantes hores devia estar plovent. És una situació de xaloc clàssica, molt marcada i que va durar més de cinc dies...! Vaja, l'episodi del cap de setmana passat multiplicat per dos.
    Molt interessant l'article per cert ;-)

    ResponElimina