Aquells episodis en que tothom parlava del temps que feia.





dimecres, 6 de juny de 2012

Gener de 1898. La riuada de Sant Antoni. L'anàlisi acadèmic

El mes de Gener de 1898 és un dels més plujosos en la història meteorològica de Barcelona amb 233,0 mm, gran part dels quals van caure en l'episodi de mitjans de mes. Els rius Besòs, Llobregat i Tordera surten de mare i provoquen nombroses desgracies personals i quantioses pèrdues materials. Passarà a la història meteorològica catalana com la riuada de Sant Antoni.

Aquí teniu l'anàlisi que va fer el Dr. Lozano de la Reial Acadèmia.


NOTA SOBRE EL ÚLTIMO TEMPORAL, LEÍDA POR EL ACADÉMICO NUMERARIO

DR. D. EDUARDO LOZANO Y PONCE DE LEÓN.

La terrible inundación del llano de Barcelona y pueblos comarcanos, en las cuencas del Besós y del Llobregat, ha producido la ruina de numerosas familias, viniendo á confirmar una vez más con una dolorosa experiencia la previsión de esta Real Academia que ha procurado dar la voz de alarma en varias ocasiones á fin de llamar la atención pública sobre el peligro de las inundaciones, con el objeto de que no estuvieran desprevenidos los barceloneses y se evitaran á tiempo y en lo humanamente posible catástrofes da la índole de la que ahora lamentamos; pues han sido muchos los trabajos aquí presentados con el expresado fin.

Al presentar esta nota no me propongo, pues, insistir acerca de un tema ya debatido en diferentes sesiones de esta Corporación, sino exponer á la consideración de los Sres. Académicos algunas circunstancias notables observadas en el último temporal:

1. La capa de agua anotada en el pluviómetro durante los días 13 al 17 inclusive ha sido de 179,4 mm cuya cantidad de agua, aún cuando muy considerable, como corresponde á un intervalo de tiempo de 4 días, parece que no debería haber determinado el desbordamiento de los ríos y torrentes sino fuera por hallarse la tierra empapada á consecuencia de frecuentes y abundantes lluvias que empezaron en la segunda decena de agosto de 1897 hasta la primera de enero de 1898, dando un total de 547,6 mm, cifras que superan para los expresados cinco meses en 45,5 mm al promedio de la lluvia anual en el último decenio de 1887 á 1896. Además de esta causa ha contribuido á producir la inundación que ha ocasionado más estragos de cuantas se recuerdan (á excepción de otra en el ano 1842) la extensa región ocupada por el temporal; de modo que en todas partes se formaban arroyos y torrentes que precipitaban á la llanura toda el agua caída de las nubes. No debe olvidarse tampoco que la condensación del vapor acuoso podrá haber sido más abundante en las cumbres y vertientes de las montanas circunvecinas.

2. La persistencia del temporal se explica por haber permanecido casi estacionario un centro de mínima presión hácia el estrecho de Gibraltar, lo cual ha originado en Barcelona un viento casi constante de Levante oscilando del N.E. al S.E. en conformidad con la ley Buys Ballot; manteniéndose altas las presiones porque en dicha área de mínima presión no bajó ésta de 760 mm subiendo á 762 y 765 milímetros; pero formándose líneas isobáricas alrededor de esta depresión relativa cuya altura crecía á medida que se alejaban del centro.

Este hecho nos da razón de que el barómetro señalara en Barcelona una altura superior á la normal durante el decenio para los días respectivos (llegando á 769 mm en lo más recio del temporal) como puede verse en detalle en los estados que se facilitan para su publicación á los diarios de esta capital.

3. Tambien se explica de un modo análogo, y por la abundante condensación del vapor acuoso, que la temperatura haya sido más elevada que en los correspondientes días del decenio mientras ha durado el temporal.


A fin de que los Sres. Académicos puedan formarse idea exacta de la trayectoria recorrida por este notable centro de mínima presión relativa, tengo el gusto de acompañar esta nota con una copia de la carta del tiempo para el 13 de enero, tomada del Boletín meteorológico publicado en Madrid, en la cual tenemos marcado con línea gruesa dicha trayectoria, según los datos que suministra la citada publicación. Fácilmente se colige de la simple inspección de la carta cuanto llevamos expuesto en las advertencias anteriores: la columna de aire que tenía por base el área de las mínimas presiones penetró en el Mediterráneo, cerca de Orán, procedente del interior del Africa, y encontrando tal vez un obstáculo insuperable en el gran macizo de la Sierra Nevada, en vez de invadir nuestra península retrocedió hacia el Sur pasando no lejos del Estrecho y entró de nuevo en el continente africano; pero la lentitud de su marcha originó el efecto de que los fenómenos se produjeran como si dicho centro de mínima presión hubiera permanecido estacionario.

Vemos, por lo tanto, que en este temporal se encuentran confirmadas todas las leyes establecidas por la Meteorología moderna, y para que nada falte, un área de máximas presiones se indica en la misma carta existente hacia el centro de Europa, siendo el último arco de la línea isobárica de 779 mm el que aparece dibujado. Este anticiclón fué avanzando hacia la península y á partir del día 17 tuvimos buen tiempo en Barcelona y en toda España.

Barcelona. 20 de enero de 1898.


Anàlisi publicat a les Memòries de la Reial Acadèmia de Ciències i Arts de Barcelona el mes d'Abril de 1898.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada